Contacta con Nosotros

Rellena el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo en el plazo más breve posible.
Muchas gracias.
Más información en el 950 21 71 71




Solicita tu cita para valoración de Cirugía

  • Corrección de Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo
  • Corrección de Vista Cansada
  • Corrección de Cataratas

Unidad de Contactología Infantil y Control de la Miopía

La Miopía es un defecto refractivo que causa visión borrosa al mirar objetos lejanos. Este defecto refractivo puede ir aumentando de forma progresiva, principalmente durante la etapa de crecimiento debido principalmente a un incremento de la longitud axial. Las personas muy miopes corren un mayor riesgo de sufrir enfermedades oculares como: desprendimientos de retina, atrofia coroidea, cataratas y glaucoma. Por este motivo es importante intentar ralentizar la progresión miópica. En edad infantil la miopía puede corregirse mediante: gafas y/o lentes de contacto convencionales, pero ambas no realentizan su progresión. 

Según la Evidencia Científica publicada al respecto, las técnicas actuales que permiten una mayor ralentización de la miopía son: tratamiento farmacológico mediante atropina y el uso de lentes de contacto (orto-k y diseños multifocales de borrosidad periférica).

Qvision crea la Unidad de Contactología Infantil y Control de la Miopía, formada por un Equipo Multidisciplinar compuesto por:

– Oftalmólogo especialista en Oftalmología Pediátrica

– Oftalmólogo especialista en Córnea

– Optometrista especialista en Contactología

Esta Unidad de Contactología Infantil y Control de la Miopía tiene objetivos:
– Corrección de cualquier defecto Refractivo (Miopía, Astigmatismo e Hipermetropía) en la Infancia.
– Adaptación de Lentes de Contacto de uso diurno o nocturno en la Infancia por Contactólogos especializados.
– Seguimiento de Tolerancia y Seguridad en el uso de Lentes de Contacto por parte de Médicos-Oftalmólogos especializados en Infantil y Córnea.
– Control de la Progresión de la Miopía en la Infancia basado en los mayores niveles de Evidencia Científica.
– Screening, Diagnóstico y Tratamiento de otras Patologías concomitantes.

Equipo Multidisciplinar

Atropina 0,01%

Atropina colirio

Un reciente meta-análisis  (estudio con el mayor grado de evidencia científica) (1), dirigido específicamente a investigar la eficacia comparativa de diferentes intervenciones para el control de la progresión de la miopía mostró que la Atropina en diferentes dosis: alta (1%, 0,5 %), moderada (0,1%) y baja (0,01%) mostraron efectos significativos en el control de la progresión miópica.

Varios de los ensayos clínicos utilizados en el meta-análisis (1) tenían una gran heterogeneidad entre los estudios, pero su eliminación solo introdujo efectos menos pronunciados de la mayoría de las intervenciones, sin un cambio significativo en los resultados, y no encontraron ninguna inconsistencia estadísticamente significativa. Esto implica que los resultados obtenidos son bastante confiables.

Estudios anteriores sugieren también que los tratamientos farmacológicos (especialmente la atropina) mostraron la mayor eficacia (2) en el control miópico.

El mecanismo de acción que causa la atropina para el control miópico no está todavía claro, estudios anteriores han sugerido que esto puede deberse a los efectos de la atropina en la acomodación del cristalino, mientras que estudios posteriores han demostrado que los efectos de la atropina en la miopía se producen a través de una vía no adaptativa en la retina o en la esclerótica (3,4).

Sin embargo, los efectos secundarios inevitables de dosis más altas de atropina (deslumbramiento, fotofobia, visión borrosa cercana…) y el fenómeno de efecto rebote después de suspender el tratamiento han restringido su uso clínico generalizado (5,6). Parece haber una sensibilidad diferencial dependiente de la dosis al impacto de la atropina en la progresión de la miopía, el tamaño de la pupila y la acomodación. La atropina en dosis bajas (0.01%) sigue siendo una de las intervenciones más efectivas identificadas y se ha encontrado que induce síntomas clínicos mínimos (7). Además, esta dosis más baja no muestra el mismo efecto de rebote que se ha visto en dosis más altas. Esto hace que la atropina 0,01% sea un tratamiento de elección en el uso para el control de la progresión de la miopía.

Alternativamente, a la atropina, se ha estudiado también el uso de pirenzepina, un agente antimuscarínico selectivo. La pirenzepina produce menos dilatación pupilar y menos parálisis acomodativa, pero los efectos son más moderados en el control de la miopía (8,9). De hecho, hay mucha menos evidencia científica con respecto a este fármaco; por lo tanto, se requieren ensayos adicionales con tamaños de muestra más grandes para confirmar su efecto.

Lente orto k

Lentes de Contacto Orto-k

La Ortoqueratología u orto-k es la modificación programada de la geometría corneal mediante lentes de contacto RGP (rígidas permeables al gas) con el objetivo de compensar un defecto refractivo o para intentar ralentizar la progresión de la miopía. Este tipo de procedimiento contactológico que normalmente se realiza por la noche mientras se duerme, induce un efecto corrector refractivo temporal (10,11) que deja de producirse con el cese del uso de las mismas.

La ortoqueratología ha demostrado ser un tratamiento eficaz para controlar la progresión de la miopía (12,13). El mecanismo de acción que se le atribuye al uso de las mismas es que las lentes orto-k, aplanan la córnea central al tiempo incurvan la córnea periférica media, de este modo se produce una reducción de la hipermetropía periférica relativa, lo que puede disminuir la elongación de la longitud axial (14,15).

La adaptación de este tipo de lentes de contacto requieren de una serie de condicionantes que deben de cumplirse: se requiere de un contactólogo especialista para una correcta adaptación de las mismas, además estas lentes no están exentas de posibiles complicaciones (16-18), por tanto deben de estar controladas por un médico oftalmólogo especialista en pediatría y en córnea, para asegurar un correcto uso de las mismas y de esta forma evitar complicaciones asociadas a su uso.

En definitiva la ortoqueratología ha demostrado ser un tratamiento de elección para el control de la progresión de la miopía.

Lentes de contacto

Lentes de Contacto Borrosidad Periférica

En los últimos años han surgido un tipo de lentes de contacto blandas como uso para el control de la miopía. El mecanismo de acción de este tipo de lentes se basa en un concepto zonal multifocal, donde existe una zona de corrección central rodeada por una serie de zonas periféricas que producen diferentes planos focales de corrección, de este modo, la potencia óptica de las zona central corrige el error de refracción, mientras que las zonas periféricas producen un desenfoque retiniano miópico que puede influir en una menor elongación de la longitud axial ocular (19).

Este tipo de adaptación también requiere de las mismas consideraciones que comentábamos en el uso de las lentes Orto-k, además el diseño de este tipo de lentes hacen que sea importante valorar el tamaño pupilar en las diferentes condiciones lumínicas.

Los resultados mostrados en el reciente meta-análisis (1), muestran que este tipo de lentes de contacto de borrosidad periférica, proporcionan un control en la progresión miópica, siendo superior a las lentes de contacto convencionales (blandas y rígidas) y a las gafas multifocales. Aunque la cantidad de estudios todavía es limitada.

Gafas Multifocales

Gafas Multifocales

Las prescripción de gafas multifocales también ha sido probada con el objetivo de ralentizar la progresión miópica, este objetivo ha sido sujeto de estudio durante varios años, pero su eficacia es bastante controvertida (20,21). Un meta-análisis previo (22) indicó que las lentes de gafas multifocales retardaron la progresión de la miopía en una media de 0.25 D en la edad escolar  en compativa con niños que utilizaban gafas monofocales.  En el reciente meta-análisis (1), los resultados sugieren solo efectos muy moderados en el uso de gafas con lentes bifocales o multifocales / progresivas.

Además, no hubo diferencias significativas entre ambos tipos de lentes. En cuanto a las lentes de gafas multifocales específicamente diseñadas con un efecto prismático, mostraron un efecto muy moderado en el control de la miopía, pero esto no fue estadísticamente. En general, las gafas multifocales no parecen ser una opción viable para controlar la progresión de la miopía.

Mayor exposición al aire libre

Mayor exposición al aire libre

Una revision sistemática y meta-análisis publicada en 2012 (22), encontró una asociación protectora significativa entre el aumento del tiempo que pasan al aire libre y la miopía prevalente en casi 10 000 niños y adolescentes de 20 años de edad. Este aumento por semana de tiempo al aire libre se asoció con una reducción de 2% en las probabilidades de miopía. Se debe tener precaución en la interpretación de esta estimación debido a que hubo una amplia variación entre los estudios con respecto a los niveles de ajuste de los factores de confusión, así como las diferencias poblaciones y situaciones geográficas.

El mecanismo de acción que se le puede atribuir incluye una mayor liberación de dopamina retiniana en respuesta a la luz solar (la dopamina inhibe el crecimiento axial en la miopía experimental), una mayor intensidad de luz en exteriores que conduce a la constricción pupilar, aumento de la profundidad de foco y disminución del desenfoque, y una baja demanda de acomodación para la visión lejana.

Otra consideración, aunque menos probable, es que el aumento del tiempo que se pasa al aire libre reduce el tiempo empleado en el trabajo cercano, lo que produce un efecto de sustitución. También podría influir la composición espectral de la luz, y no su intensidad, la que puede asociarse con una mayor longitud axial y por tanto mayor incremento miópico.

Hay varios estudios planeados en el futuro, para saber más sobre los beneficios de la exposición al aire libre en la salud ocular,  también se necesita más investigación para entender el porcentaje de beneficios provenientes a la exposición a la luz del día, y el proporcionado por la ejercitación de la visión lejana, ya que ambos de ellos pueden ser factores claves en la prevención de la miopía.

Bibliografía:

(1) Huang J, Wen D, Wang Q, McAlinden C , Flitcroft I, Chen H, Saw SM, Chen H, Bao F, Zhao Y, Hu L, Li X, Gao R, Lu W, Du Y, Jinag Z, Yu A, Lian H, Jiang Q, Yu Y , Qu J. Efficacy Comparison of 16 Interventions for Myopia Control in Children: A Network Meta-analysis. Ophthalmology. 2016 Apr;123(4):697-708. doi: 10.1016/j.ophtha.2015.11.010. Epub 2016 Jan 27.

(2) Jensen H. Myopia progression in young school children. A prospective study of myopia progression and the effect of a trial with bifocal lenses and beta blocker eye drops. Acta Ophthalmol Suppl 1991;1–79.

(3) McBrien NA, Moghaddam HO, Reeder AP. Atropine reduces experimental myopia and eye enlargement via a nonaccommodative mechanism. Invest Ophthalmol Vis Sci 1993;34:205–15.

(4) Stone RA, Lin T, Laties AM. Muscarinic antagonist effects on experimental chick myopia. Exp Eye Res 1991;52:755–8.

(5) Kennedy RH, Dyer JA, Kennedy MA, et al. Reducing the progression of myopia with atropine: a long term cohort study of Olmsted County students. Binocul Vis Strabismus Q 2000;15:281–304.

(6) Tong L, Huang XL, Koh AL, et al. Atropine for the treatment of childhood myopia: effect on myopia progression after cessation of atropine. Ophthalmology 2009;116:572–9.

(7) Chia A, Chua WH, Cheung YB, et al. Atropine for the treatment of childhood myopia: safety and efficacy of 0.5%, 0.1%, and 0.01% doses (Atropine for the Treatment of Myopia 2). Ophthalmology 2012;119:347–54.

(8) Dorje F, Wess J, Lambrecht G, et al. Antagonist binding profiles of five cloned human muscarinic receptor subtypes. J Pharmacol Exp Ther 1991;256:727–33.

(9) Buckley NJ, Bonner TI, Buckley CM, Brann MR. Antagonist binding properties of five cloned muscarinic receptors expressed in CHO-K1 cells. Mol Pharmacol 1989;35:469–76.

(10) Montalt JC, Piñero DP. Ortoqueratología nocturna: MCP. En: Contactología Avanzada. Editores: Montalt JC, González E. Colegio de Ópticos-Optometristas de la Comunidad Valenciana. Valencia 2007.

(11) Rinehart J. Ortoqueratología. En: Manual de prescripción y adaptación de lentes de contacto. Editores: Hom MM, Bruce A. Masson (3a ed.). Barcelona 2007.

(12) Cho P, Cheung SW, Edwards M. The longitudinal orthokeratology research in children (LORIC) in Hong Kong: a pilot study on refractive changes and myopic control. Curr Eye Res 2005;30:71–80.

(13) Hiraoka T, Kakita T, Okamoto F, et al. Long-term effect of overnight orthokeratology on axial length elongation in childhood myopia: a 5-year follow-up study. Invest Ophthalmol Vis Sci 2012;53:3913–9.

(14) Queiros A, Gonzalez-Meijome JM, Jorge J, et al. Peripheral refraction in myopic patients after orthokeratology. Optom Vis Sci 2010;87:323–9.

(15) Sankaridurg P, Holden B, Smith E 3rd, et al. Decrease in rate of myopia progression with a contact lens designed to reduce relative peripheral hyperopia: one-year results. Invest Oph- thalmol Vis Sci 2011;52:9362–7.

(16) Cho P, Cheung SW, Edwards MH, Fung J. An assessment of consecutively presenting orthokeratology patients in a Hong Kong based private practice. Clin Exp Optom 2003;86:331–8.

(17) Santolaria E, Cervino A, Queiros A, et al. Subjective satis- faction in long-term orthokeratology patients. Eye Contact Lens 2013;39:388–93.

(18) Chan TC, Li EY, Wong VW, Jhanji V. Orthokeratology- associated Infectious Keratitis in a Tertiary Care Eye Hospital in Hong Kong. Am J Ophthalmol 2014;158:1130–1135.e2.

(19)  Nicola S. Anstice, BOptom, PhD, John R. Phillips, MCOptom, PhD. Effect of Dual-Focus Soft Contact Lens Wear on Axial Myopia Progression in Children. Ophthalmology 2011;118:1152–1161 © 2011 by the American Academy of Ophthalmology.

(20) Cheng D, Schmid KL, Woo GC, Drobe B. Randomized trial of effect of bifocal and prismatic bifocal spectacles on myopic progression: two-year results. Arch Ophthalmol 2010;128:12–9.

(21) Edwards MH, Li RW, Lam CS, et al. The Hong Kong progressive lens myopia control study: study design and main findings. Invest Ophthalmol Vis Sci 2002;43:2852–8.

(22) Sherwin JC, Reacher MH, Keogh RH, et al. The association between time spent outdoors and myopia in children and ad- olescents: a systematic review and meta-analysis. Ophthal- mology 2012;119:2141–51.

Descárgarte nuestra Guía Clínica

sobre Control de la Miopía

pdw-down

Últimos Blogs Control de la Miopía

Lentes de contacto blandas para control de miopia

Lentes de contacto blandas para control de miopia

Dentro de las posibles estrategias para frenar la progresión de la miopía en los niños, una lente de contacto de doble foco (DFCL) ha resultado ser significativamente mejor que una lente de contacto monofocal en el control de la miopía, y este efecto se mantuvo a los 3 años, según un estudio presentado en la Conferencia Anual de la […]

¿Cómo se tolerará el colirio de atropina al 0,01% en nuestro medio?

¿Cómo se tolerará el colirio de atropina al 0,01% en nuestro medio?

Siguiendo con el tema de la entrada anterior, me surge la pregunta de si el colirio de atropina a dosis muy baja será bien tolerado en nuestro medio, ya que la mayoría de los estudios se realizan en etnia asiática donde la miopía es mucho más frecuente. Dado que existen diferencias en el efecto de la […]

Un tratamiento prometedor para el control de la miopía en niños

Un tratamiento prometedor para el control de la miopía en niños

Se ha publicado en la prestigiosa revista Ophthalmology, un ensayo clínico aleatorizado, doble ciego, sobre control de miopía con atropina en niños. Con un total de 400 niños originalmente asignados de forma aleatoria a recibir colirio de atropina con concentración del 0,5%, 0,1% o del 0,01% una vez al día en ambos ojos en una proporción de 2: […]