Contacta con Nosotros

Rellena el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo en el plazo más breve posible.
Muchas gracias.
Más información en el 950 21 71 71




Solicita tu cita para valoración de Cirugía

  • Corrección de Miopía, Hipermetropía y Astigmatismo
  • Corrección de Vista Cansada
  • Corrección de Cataratas

CONTACTOLOGÍA

Especialidad de la Optometría en constante evolución.

La adaptación de una lente de contacto debe ser muy customizada para cada paciente, debido a la multitud de materiales, curvaturas, aberraciones, etc.. por tanto debe de ponerse en manos de un contactólogo especializado. El mayor factor de riesgo de patologías corneales (infecciones, úlceras, erosiones) son unas lentes de contacto mal adaptadas, por esto es muy importante el seguimiento periódico de los pacientes usuarios de lentes de contacto por parte del contactólogo y del oftalmólogo especialista en córnea. Tipos de lentes de contacto:

  • Lentes de Contacto Blandas: Este tipo de lentes de contacto han evolucionado mucho en los últimos años con la incorporación de nuevos materiales como el Hidrogel de silicona, el cual proporciona mayor DK.
  • Lentes de Contacto Rígidas Gas Permeable: Este tipo de lentes de contacto también ofrecen un alto paso de oxígeno, aunque el porte de las mismas al principio puede ser algo más molesto, para la salud ocular tienen otras ventajas respecto a las lentes blandas.
  • Lentes de Contacto Híbridas: Este tipo de lentes de contacto es una unión de dos materiales, uno blando en la zona periférica de la lente y otro rígido (RGP) en la zona central. Ofrecen las ventajas de las lentes RGP y una mayor comodidad de uso.
DOO. Javier Martínez Contactología
contact002

Adaptaciones especiales

Queratocono. Esta patología de la córnea, se caracteriza por un protrusión de la misma, la cual crea un astigmatismo irregular que provoca una disminución de la agudeza visual no mejorable con gafas ni con lentes de contacto tradicionales. Es necesaria la adaptación mediante topografía de cara anterior y posterior de lentes de contacto RGP de geometría customizada.

Post – Queratoplastia. Tras realizarse un transplante de córnea, puede quedar un astigmatismo corneal elevado que provoca disminución de agudeza visual. Por este motivo, una adaptación de lente de contacto especial puede ayudar a alcanzar una mejor visión.

Adaptaciones especiales

Lentes de contacto Pediátricas. En ciertas ocasiones algunos pacientes pediátricos requieren de adaptación de lentes de contacto debido a fuertes ambliopías (ojo vago), anisometropías (defectos de graduación muy diferentes de un ojo a otro), afaquía (ausencia de cristalino), astigmatismo elevado, etc.

Terapia nocturna. La ortoqueratología es una adaptación especial de lentes de contacto, que tiene como objetivo aplanar la superficie corneal mediante el uso nocturno de unas lentes de geometría inversa . De esta forma se consigue corregir un amplio rango de miopías pudiendo prescindir del uso de gafas y lentes de contacto durante el día.

contact003
contact001

Para estar informado…

download

Últimos Blogs Contactología

(0/44) #QvisionIHCConceptosClave: Cómo mejorar la Toma de Decisiones Compartida en Salud

En 2017, miembros del grupo Directivo del Centre for Evidence-Based Medicine de la Universidad de Oxford y un conjunto de editores de la revista BMJ publicaban en dicha revista “The Evidence Manifesto”. Este es el resultado de una reflexión profunda tras años de seminarios, mesas redondas y conferencias que pone de manifiesto la dificultad de la toma de decisiones informada por parte de Médicos y Pacientes.1

Para que los Pacientes y Médicos tomen decisiones de manera informada y compartida es necesario que se pueda identificar e integrar la Evidencia relevante. Sin embargo, la integridad de la Evidencia disponible es por lo general dudosa, además existen lagunas de conocimiento que impiden responder las preguntas que realmente importan a los Pacientes. Los autores de esta publicación encontraron que gran parte de los estudios de investigación están mal diseñados o se han llevado a cabo de forma incorrecta, así como que muchos resultados de investigación son retenidos o divulgados poco a poco, y además que conforme ha aumentado el volumen de actividad de investigación clínica se ha comprometido la calidad de la misma. De este modo, los Profesionales de la Salud se ven obstaculizados a la hora de facilitar una atención asequible, efectiva y de alto valor para los Pacientes.1

Con “The Evidence Manifesto”, además de determinar la problemática actual, propusieron soluciones que abarcan desde la investigación básica hasta la implementación en la practica clínica. En lo que respecta a los Pacientes, algunas de las propuestas que hizo este grupo para mejorar la toma de decisiones compartida consistían en incrementar el papel de los Pacientes en la investigación (identificando qué temas de investigación son importantes, implicándolos en el planteamiento del estudio y posteriormente divulgando los resultados) y educarlos para que tuvieran la capacidad de tomar decisiones de manera informada.1

Siguiendo las soluciones derivadas de “The Evidence Manifesto”, el objetivo de esta serie es el de dotar a sus lectores, Pacientes y Colegas, de los conocimientos y herramientas necesarias para poder tomar decisiones en Salud de forma más consciente, con criterio y mayor seguridad.

Para ello, utilizaremos como base los Conceptos Clave desarrollados por el  Informed Health Choices (IHC) Project.2

¿Qué es el IHC Project?

El IHC Project se trata de un proyecto cuya finalidad es ayudar a que cualquier persona, sin necesidad de tener conocimientos en Ciencias de la Salud, sea capaz de evaluar si las afirmaciones que se hacen acerca de un tratamiento son fiables y así mejorar y facilitar la toma de decisiones.

La lista de Conceptos Clave IHC se desarrolló con el objetivo de servir como un plan de estudios para que profesores, estudiantes e investigadores identificaran y desarrollaran los recursos existentes y los divulgaran, haciéndolos comprensibles a cualquiera. Actualmente, la lista contiene 44 Conceptos Clave que se revisan anualmente. La explicación para cada uno de ellos puede encontrarse en las páginas webs Testing Treatments Interactive e Informed Health Choices.2, 3

¿Quién forma parte del IHC Project?

Se trata de un grupo multidisciplinar con experiencia en Métodos de investigación, Medicina, Salud Pública, Epidemiología, Diseño, Eduación, Comunicación y Periodismo, de países de todo el mundo: Australia, Chile, Kenia, Méjico, Noruega, Ruanda, Sudáfrica, España, Reino unido y Estados Unidos.

Este grupo, cuenta con la colaboración internacional de universidades y organizaciones sin ánimo de lucro, como Cochrane, el MIT Education Arcade de Boston, el Instituto Noruego de Salud Pública, la Fundación Epistemonikos, la Universidad de Sydney, el Biomedical Research Institute (CIBERESP-IIB Sant Pau) de Barcelona, y otros que pueden consultarse haciendo click aquí. Las ayudas y proyectos que han dado soporte para el desarrollo de la lista de Conceptos Clave del IHC Project y que permiten que se siga trabajando en ella pueden conocerse pinchando aquí.

¿Por qué es importante conocer la lista de Conceptos Clave IHC?

Desde IHC lo explican de forma muy sencilla: “La buena Salud depende de que las Personas tomen buenas decisiones.” Para tomar buenas decisiones es necesaria la capacidad de adquirir, procesar, entender y juzgar la veracidad de la información con la que contamos. Estamos expuestos en nuestro día a día a multitud de afirmaciones sobre lo que mejora o perjudica nuestra Salud, ya sean estilos de vida, tratamientos o cirugías. Sin embargo, se trata de mensajes que nos dicen directamente qué hacer o qué decisión tomar, sin proporcionar información adecuada para que quien la recibe tome la mejor elección tras procesarlo y juzgar su confiabilidad.

La afirmaciones que carecen de veracidad, y que por lo tanto son poco confiables, llevan a más efectos negativos que positivos, y lo mismo ocurre al contrario, con las afirmaciones confiables en las que no se cree. En ambas situaciones, hacer un uso ineficiente de los recursos desfavorece a los Pacientes.

Somos conscientes de que es complicado acceder a la información confiable, por ello, el principal objetivo de nuestro Departamento de Investigación y Evidencia es otorgar a nuestros Pacientes y Colegas las herramientas para que todo el mundo pueda valorar si las afirmaciones que se realizan en el ámbito de la Salud son o no ciertas. Y además, utilizar el blog de nuestros Compañeros especialistas de cada área de la Oftalmología y la Optometría para divulgar la información más veraz y confiable en cada uno de sus campos, a través de series que contengan revisiones críticas y sin sesgos de la Evidencia disponible.

Infografia IHC Qvision

¿Cómo se va a organizar esta serie de posts?

Esta serie constará de 44 entradas, acompañadas de un vídeo con la idea clave de cada uno de ellos, y el desarrollo del Concepto Clave con ejemplos prácticos.

Este post está inspirado en la idea original de la serie de posts #KeyConcepts del blog “Students 4 Evidence”, que desarrollan estudiantes de Medicina de alrededor del Mundo interesados en la Medicina Basada en la Evidencia.

Texto realizado por: Ana Tauste Francés

Bibliografía:

1. Heneghan Carl, Mahtani Kamal R, Goldacre Ben, Godlee Fiona, Macdonald Helen, Jarvies Duncan et al. Evidence based medicine manifesto for better healthcare BMJ 2017; 357 :j2973

2. Chalmers I, Oxman AD, Austvoll-Dahlgren A,et al. Key Concepts for Informed Health Choices: a framework for helping people learn how to assess  treatment claims and make informed choices. BMJ Evidence-Based Medicine 2018;23:29–33.

3. Evans I, Thornton H, Chalmers I, et al. Testing treatments: better research for better healthcare. 2nd edition. London, 2011.

Recursos webs:

1.     https://en.testingtreatments.org/

2.     http://www.informedhealthchoices.org/

3.   https://www.students4bestevidence.net/key-concepts-assessing-treatment-claims-new-blog-series/

 

(1/44) #QvisionIHCConceptosClave: Los tratamientos pueden tener efectos adversos

Como mencionaba en la entrada introductoria a esta serie, es fundamental que toda la sociedad, independientemente de la formación previa de cada uno, tenga acceso a los recursos que nos permitan tomar las decisiones más adecuadas para nuestra Salud de un modo consciente. Sobre todo, porque a menudo encontramos en los medios de comunicación titulares sensacionalistas que sobreestiman los beneficios de un tratamiento o que, al contrario, sobrevaloran sus efectos negativos.

Comenzamos con el primer concepto clave de la lista IHC Key Concepts1, cuyo título original es “1. Treatments can harm”. Una traducción literal del término sería algo así como: “Los tratamientos pueden causar daños”, es decir, los tratamientos pueden tener efectos adversos. Aunque esto es algo que a priori parece de sentido común, vamos a ver a continuación algunos ejemplos a lo largo de la historia que ponen de manifiesto como si la Medicina no se Basa en la Evidencia, podemos tener acceso a tratamientos que pueden tener efectos adversos.

Uno de los ejemplos más conocidos por la mayoría es el caso de la Talidomida, un fármaco que se prescribía para tratar las náuseas durante el primer trimestre del embarazo a las gestantes de los años 50 y 60. A diferencia de otros fármacos que tenían la misma finalidad y en los que si superaban la dosis recomendada se podía llegar al estado de coma, esto no ocurría con la Talidomida, por lo que se consideraba un fármaco libre de efectos secundarios, y por lo tanto, seguro. Unos años después de su comercialización, comenzaron a aparecer casos de niños recién nacidos con malformaciones. Estos hallazgos condujeron a una investigación y a finalmente retirar el fármaco del mercado.2

Para demostrar que el de la Talidomida no es un caso aislado, he decidido utilizar para este Concepto Clave, lo que ocurrió con el fármaco Dietilestilbestrol (DES). El DES es un estrógeno sintético utilizado en el tratamiento de la menopausia y las alteraciones postmenstruales. Sin embargo, numerosos estudios en los años 40 y 50 sugirieron que podía  disminuir la incidencia de aborto, por lo que su uso se popularizó y se administró a mujeres embarazadas.3 Se estima que el DES se prescribió a entre 5 y 10 millones de mujeres americanas.4

A partir de los años 50 se publicaron estudios que demostraban que no era un método eficaz para prevenir abortos, lo que hizo que su uso disminuyera.3

Entre los años 1946 y 1951, se detectaron en el Vincent Memorial Hospital de Massachusetts  8 casos aislados de jóvenes que padecían adenocarcinoma de vagina (un tipo de cáncer de cuello de útero). Que se tratara de un tipo de carcinoma poco común, llevó a los Médicos que las atendieron, a investigar de forma retrospectiva qué características tenían en común. Y como resultado, encontraron que en 7 de las 8 chicas, sus madres habían tomado durante el primer trimestre del embarazo DES.5

Utilizando como referencia este estudio, la FDA (Food and Drug Administration), Administración de Alimentos y Medicamentos contraindicó el uso de DES para mujeres embarazadas, sin embargo en Europa se estuvo utilizando hasta 1978.

En los años sucesivos, se ha seguido investigando, y se han encontrado más efectos adversos de los DES. En la página web del National Cancer Institute podéis visitar el resto de publicaciones científicas derivadas de la investigación llevada a cabo desde entonces. La última de ellas se publicó en enero de este año, y relaciona el DES con enfermedad coronaria arterial e infarto de miocardio.6

Como pone de manifiesto este ejemplo, los tratamientos pueden tener efectos adversos. El objetivo de esta entrada no es el de crear alarma, sino el de concienciar de la importancia de la Medicina Basada en la Evidencia y del uso de tratamientos que han demostrado previamente en estudios realizados de forma controlada y minimizando los sesgos que el tratamiento produce más beneficios que efectos adversos.

Texto realizado por: Ana Tauste Francés

Bibliografía:

1. Chalmers I, Oxman AD, Austvoll-Dahlgren A,et al. Key Concepts for Informed Health Choices: a framework for helping people learn how to assess treatment claims and make informed choices. BMJ Evidence-Based Medicine 2018; 23:29–33.

2. Vargesson N. Thalidomide‐induced teratogenesis: History and mechanisms. Birth Defect Res C 2015; 105: 140-156.

3. Exposure in utero to diethylstilbestrol and related synthetic hormones. Association with vaginal and cervical cancers and other abnormalities. JAMA 1976; 236(10):1107–1109.

4. Giusti RM, Iwamoto K, Hatch EE. Diethylstilbestrol revisited: a review of the long-term health effects. Annals of Internal Medicine 1995; 122(10):778–788.

5. Herbst AL, Ulfelder H, Poskanzer DC. Adenocarcinoma of the vagina. Association of maternal stilbestrol therapy with tumor appearance in young women. The New England Journal of Medicine 1971; 284(15):878–881.

6. A Prospective Cohort Study of Prenatal Diethylstilbestrol Exposure and Cardiovascular Disease Risk. Troisi R, Titus L, Hatch EE, Palmer JR, Huo D, Strohsnitter WC, Adam E, Ricker W, Hyer M, Hoover RN. J Clin Endocrinol Metab. 2018; 103(1):206-212.

(2/44) #QvisionIHCConceptosClave: Los tratamientos que tienen exactamente el mismo efecto en todos los Pacientes son excepcionales

Como mencionaba en la entrada introductoria a esta serie, es fundamental que toda la Sociedad, independientemente de la formación previa de cada Persona, tenga acceso a los recursos que nos permitan tomar las decisiones más adecuadas para nuestra Salud de un modo consciente. Sobre todo, porque a menudo encontramos en los medios de comunicación titulares sensacionalistas que sobreestiman los beneficios de un tratamiento o que, al contrario, sobrevaloran sus efectos negativos.

Esta semana vamos a tratar el segundo concepto de la serie #QvisionIHCConceptosClave, cuyo título es “Los tratamientos que tienen exactamente el mismo efecto en todos los Pacientes son excepcionales”. El objetivo de este Concepto Clave es explicar que si un tratamiento produce grandes beneficios o efectos adversos muy notables, sus efectos son tan evidentes que no es necesario realizar ensayos clínicos para demostrar su efecto. Sin embargo, este tipo de tratamientos o intervenciones con efectos tan marcados son escasos. La mayoría de tratamientos, producen efectos pequeños o moderados, y para establecerlos son necesarios los ensayos clínicos aleatorizados y su posterior comparación en revisiones sistemáticas llevadas a cabo minimizando los sesgos. Con este concepto clave se quieren desmontar los titulares o afirmaciones del tipo: “El fármaco que terminará con x enfermedad” o “Fármaco maravilloso sin efectos adversos”.

Para entenderlo de un modo más claro, vamos a ver varios ejemplos en los que se ve implicada la Salud Ocular. Y, dado que el objetivo de esta serie de entregas y mi intención no es explicar y debatir sobre técnicas de Oftalmología ni tratamientos farmacológicos, sino entender conceptos claros a través de ejemplos habituales de la Salud Ocular, espero que se comprenda que hablaré de la Cirugía de Cataratas y de los tratamientos de la Coriorretinopatía Central Serosa y el Glaucoma sin profundizar y sin entrar en detalles. Simplemente servirán de hilo conductor para entender mejor el Concepto 2/44.

1) Tratamiento de las Cataratas

Teniendo en cuenta lo anterior, y de forma simplificada, la cirugía de catarata en un cristalino opacificado, siempre y cuando el ojo no esté sufriendo otras enfermedades, aumentará la transparencia de los medios oculares y por lo tanto la visión del paciente. De hecho, ante las cataratas, las guías clínicas de referencia en Oftalmología destacan en base a la Evidencia Científica actual, que no existe evidencia sobre ningún tratamiento farmacológico para tratarlas, y que la primera opción de tratamiento es su Cirugía.(1, 2)

Para este tipo de intervención, cuando no existen otras enfermedades oculares, se ha comprobado que los resultados son óptimos en prácticamente todos los Pacientes, y para llegar a esta conclusión y comprobar sus efectos no ha sido necesario llevar a cabo ensayos clínicos, pues sus efectos son muy claros. Aunque como toda intervención quirúrgica, no está exenta de complicaciones. (1, 2)

Podemos concluir que la Cirugía de Catarata es una de las intervenciones, que como reza el concepto, tiene efectos excepcionales, que son patentes sin necesidad de estudios comparativos.

2) Tratamiento de la Coriorretinopatía Central Serosa

Sin embargo, es poco habitual encontrar tratamientos o intervenciones con efectos tan notables como el del primer ejemplo. Se suelen encontrar con efectos menores. Y para ilustrar la frase anterior, usaremos el tratamiento con Eplerenona para la Coriorretinopatía Central Serosa (CCS). Antes de continuar, para conocer más información sobre la CCS, se puede visitar el blog del Dr. Carlos Durán, especialista en Retina, en el que explica en qué consiste y cuáles son los factores de riesgo asociados a ella.

Volviendo a nuestro ejemplo, en una búsqueda de la literatura científica, comprobamos que en una revisión de ensayos clínicos aleatorizados y series de casos se ha obtenido que la Eplerenona mejora la Agudeza Visual y disminye la altura del fluido subretiniano. Aún así, no está libre de efectos adversos, y se ha demostrado que según el estado de la patología su efecto puede verse disminuido. (3)

Por el momento, esta es la revisión de la bibliografía más amplia que se ha realizado en este tema, sin embargo, son necesarios más ensayos clínicos aleatorizados para que pueda realizarse una comparación justa de sus posibles efectos. En 2015 se realizó un meta-análisis en red por parte de Cochrane que comparaba todos los tratamientos disponibles para la CCS, pero en aquel momento, todavía no se disponía de resultados sobre ella. (4)

3) Tratamiento de Glaucoma

Con el tratamiento para Glaucoma nos encontramos ante un caso similar al de la CCS, dado que no existe un único tratamiento con efectos excepcionales para todos los Pacientes. De hecho, en la Guía de Práctica Clínica sobre Glaucoma de Ángulo Abierto del Ministerio de Sanidad se recomienda como primera opción farmacológica para tratar el Glaucoma de Ángulo Abierto el uso de Análogos de las Prostaglandinas. Sin embargo, el uso de prostaglandinas no consigue reducir la presión intraocular de todos los Pacientes, y en esos casos se recurre al resto de opciones farmacológicas.(5)

Además, siguiendo lo anterior, los resultados de un meta-análisis en red recientemente realizado sobre ensayos clínicos aleatorizados, expone los resultados de los diferentes tratamientos para Glaucoma, y como nos adelantaba el concepto clave que estamos tratando, no existe un tratamiento completamente efectivo para todos los Pacientes, ni ninguno libre de posibles efectos adversos. (6)

Con todo lo anterior, pretendemos que esta entrada sirva de apoyo para que ante una afirmación de un tratamiento en la que se declare que no tiene efectos adversos o que su efectividad es del cien por cien, seamos capaces de analizar bien toda la información teniendo en cuenta que son pocos los tratamientos que tienen tan excepcionales beneficios o daños. De hecho, como hemos visto, la mayoría deben someterse a comparaciones justas e imparciales de tratamientos, como las revisiones sistemáticas y meta-análisis de ensayos clínicos aleatorizados. Tener en cuenta esta información es fundamental para tomar decisiones en Salud de un modo más consciente e informado.

Texto realizado por: Ana Tauste Francés

Bibliografía:

1. https://www.aao.org/preferred-practice-pattern/cataract-in-adult-eye-ppp-201

2. https://www.nice.org.uk/guidance/ng77

3. Chatziralli I, Vlachodimitropoulou A, Daoula C, et al. Eplerenone in the treatment of central serous chorioretinopathy: a review of the literature. Int J Retina Vitreous. 2018;4:33. Published 2018 Sep 19. doi:10.1186/s40942-018-0137-8

4. Salehi M, Wenick AS, Law HA, Evans JR, Gehlbach P. Interventions for central serous chorioretinopathy: a network meta-analysis. Cochrane Database Syst Rev. 2015;(12):CD011841. Published 2015 Dec 22. doi:10.1002/14651858.CD011841.pub2

5. http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_568_Glaucoma_AQUAS_compl.pdf

6. Li F, Huang W, Zhang X. Efficacy and safety of different regimens for primary open-angle glaucoma or ocular hypertension: a systematic review and network meta-analysis. Acta Ophthalmol. 2017;96(3):e277-e284.