Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Solicitar cita online

Rellena el siguiente formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo en el plazo más breve posible. Más información en el 950 21 71 71 o en el 950 65 98 01

Nombre y apellidos
Interesado en:

Recomendado Por Expertos

Opiniones de expertos o autoridades no proporcionan por sí solas una base fiable para juzgar los beneficios y perjuicios de los tratamientos

Sólo porque una afirmación sobre un tratamiento sea realizada por la autoridad o un experto, no puedes estar seguro de que sea fiable. Los médicos, investigadores y pacientes, como cualquier otra persona, pueden no estar de acuerdo sobre los efectos de los tratamientos. Esto puede deberse a que sus opiniones no siempre se basan en revisiones sistemáticas de comparaciones justas de tratamientos. Aquellos que realizan una afirmación sobre un tratamiento, lo beneficioso que es o cuánta experiencia y conocimientos tienen no son una base fiable para evaluar estos tratamientos.

Por tanto, No Confíe en las opiniones de expertos u otras autoridades sobre los efectos de los tratamientos, a menos que hayan tenido en cuenta los resultados de revisiones sistemáticas de comparaciones justas de tratamientos.

Antiguo es mejor

Los tratamientos ampliamente utilizados o los tratamientos que se han utilizado durante mucho tiempo no son necesariamente beneficiosos o seguros.

Este Concepto Clave tiene como objetivo principal resaltar la importancia del conocimiento de los tratamientos aplicados en la práctica clínica.

Se suele asumir que aquellos tratamientos que se usan ampliamente o durante mucho tiempo funcionan ¿Cuál es el error al asumir esto? Estos tratamientos utilizados durante mucho tiempo puede que no tengan o no conozcamos los daños que producen, por lo tanto se asume que estos tratamientos no tienen efectos secundarios. Sin embargo, no conocemos si estos tratamientos son realmente efectivos, simplemente creemos que son efectivos y seguros porque se utilizan en la práctica clínica desde hace mucho tiempo y están muy bien establecidos.

Por lo tanto, no se debe asumir que los tratamientos son beneficiosos o seguros simplemente porque se usan ampliamente o se han utilizado durante mucho tiempo, a menos que estos tratamientos hayan sido evaluados rigurosamente y esto se haya demostrado en revisiones sistemáticas de comparaciones justas de tratamientos.

Nuevo es mejor

Los tratamientos nuevos, de marca, tecnológicamente impresionantes o más caros pueden no ser mejores que las alternativas disponibles.

Este Concepto Clave tiene una alta relevancia ya que estamos experimentando una gran revolución en el mundo de la tecnología, ofreciéndose una infinidad de tratamientos nuevos, tecnológicamente impresionantes.

Por ello, hay que tener cuidado a la hora de dejarse llevar y decidirse por aquellos tratamientos actuales, los cuales asumimos que son mejores simplemente porque son nuevos, más caros o tecnológicamente impresionantes. Sin embargo, en promedio, la probabilidad es muy pequeña de que estos tratamientos sean mejores que otros tratamientos disponibles.

Los efectos secundarios de algunos tratamientos tardan en aparecer, además estos efectos secundarios puede que no se sepa si aparecerán sin un seguimiento a largo plazo. Por ello no se debe asumir que un tratamiento es mejor o más seguro simplemente porque sea nuevo, de marca, más caro o tecnológicamente impresionante. 

Mas Dosis Es Mejor

Tomar más de un tratamiento a menudo aumenta los daños sin aumentar la ayuda.

El Concepto Clave titulado “Incrementar la dosis de un tratamiento no necesariamente incrementa el beneficio del tratamiento, es más puede causar daños”, tiene como principal objetivo resaltar la importancia de las pautas de los tratamientos.

Tomar más cantidad de un medicamento (por ejemplo más dosis de vitaminas de las recomendadas por su equipo médico),  incrementa la probabilidad de causar daños en el organismo sin aumentar los beneficios con el aumento de dosis de tratamiento.  

Por tanto, si un tratamiento tiene una pauta recomendada por su equipo médico siendo este beneficioso para su organismo, No asuma que una mayor dosis de la recomendada va a ser mejor, por lo contrario, puede ocasionarle daños en su organismo.

Pronto Es Mejor

La detección temprana de una “enfermedad” no es necesariamente mejor.

Las personas a menudo asumen que la detección temprana de enfermedades y el «tratamiento» en personas que tienen un riesgo de padecer una enfermedad conducen a mejores resultados. Sin embargo, la evaluación de personas para detectar enfermedades o el tratamiento de personas con riesgo de padecer una enfermedad solo es útil si se cumplen dos condiciones. Primero, debe haber un tratamiento eficaz. En segundo lugar, las personas que reciben tratamiento antes de que la enfermedad se manifieste deben tener mejores resultados que las personas que reciben el tratamiento después de que la enfermedad se haya  manifestado.

La detección y el tratamiento de personas con riesgo de padecer una enfermedad pueden provocar un sobrediagnóstico y un sobretratamiento. Las pruebas de detección pueden ser inexactas (por ejemplo, los Falsos Positivos: clasificar erróneamente a las personas que no tienen una enfermedad como si la tuvieran). La detección o el tratamiento en personas con un factor de riesgo estadístico como si tuvieran una «enfermedad» también puede causar daño al etiquetarlas como enfermas cuando no lo están.

Por tanto, No Asuma que la detección temprana de la enfermedad vale la pena si no se ha sido previamente reportado en revisiones sistemáticas de comparaciones justas entre personas previamente evaluadas y personas no evaluadas para la detección temprana.

Conflicto De Intereses

Los conflictos de intereses pueden dar lugar a afirmaciones engañosas sobre los efectos de los tratamientos.

Alguien con un interés en conseguir que personas utilicen un tratamiento, tal como ganar dinero, puede exagerar los beneficios e ignorar los posibles efectos nocivos.

Las personas interesadas en promover un tratamiento (además de querer ayudar a las personas), por ejemplo, para ganar dinero, pueden promover tratamientos exagerando los beneficios e ignorando los posibles efectos dañinos. Por el contrario, las personas pueden oponerse a un tratamiento por diversas razones, entre ellas; las prácticas culturales.

 

Por tanto, pregunte si las personas que afirman que un tratamiento es eficaz tienen intereses en conflicto. Si es así, tenga cuidado de no dejarse engañar por sus afirmaciones sobre los efectos de los tratamientos.

A Mí Me Funcionó

Experiencias personales o anécdotas (historias) son una base poco fiable para evaluar los efectos de la mayoría de los tratamientos.

Si alguien mejora después de utilizar un tratamiento, no necesariamente significa que el tratamiento los hizo mejorar. La gente suele creer que las mejoras en un problema de salud (por ejemplo, la recuperación de una enfermedad) se deben a haber recibido un tratamiento. Del mismo modo, podrían creer que un resultado de salud indeseable se debe a haber recibido un tratamiento. Sin embargo, el hecho de que un individuo se recupere después de recibir un tratamiento no significa que el tratamiento haya causado la mejoría, o que otras personas que reciben el mismo tratamiento también mejorarán. La mejora (o resultado de salud indeseable) podría haber ocurrido incluso sin tratamiento.

Una razón por la que las experiencias personales a veces son engañosas, es que las experiencias, como el dolor, fluctúan y tienden a volver a un nivel más normal o promedio. Esto se denomina «regresión a la media«. Por ejemplo, si hay un aumento en el número de choques de tránsito en algún lugar, se pueden instalar semáforos para reducirlos. Una reducción posterior puede dar la impresión de que los semáforos provocaron este cambio. Sin embargo, es posible que el número de choques hubiera vuelto a un nivel más normal sin los semáforos.

Por tanto, si una persona mejora después de recibir un tratamiento, NO SIGNIFICA necesariamente que el tratamiento provocó la mejora, o que otras personas que reciben el mismo tratamiento también mejorarán.

Estudios Publicados

Los estudios “revisados por pares” y los estudios publicados pueden no ser comparaciones justas.

Aunque una comparación de tratamientos, ya sea en un solo estudio o en una revisión de estudios similares, se haya publicado en una revista prestigiosa, puede que no sea una comparación justa y los resultados pueden no ser fiables. La revisión por pares (evaluación de un estudio por otros que trabajan en el mismo campo) no garantiza que los estudios publicados sean fiables. Las evaluaciones varían y pueden no ser sistemáticas. Del mismo modo, el hecho de que un estudio haya sido ampliamente publicado no significa que sea digno de confianza.

Por tanto, siempre considere si una comparación publicada sobre los efectos de los tratamientos es justa y si los resultados son fiables. La revisión por pares es un indicador deficiente de fiabilidad.

No Se Necesita Comparación

A menos que un tratamiento se compare con otro, no es posible saber qué sucedería sin él.

Este Concepto Clave tiene como objetivo destacar la importancia de las comparaciones entre los tratamientos para poder obtener las diferencias y los posibles beneficios o daños entre ellos.

A menos que se compare un tratamiento con otro, no es posible saber qué ocurriría sin el tratamiento, por lo que es difícil atribuir los resultados al tratamiento.

Por tanto, siempre debe tener en cuenta las afirmaciones realizadas sobre los efectos de un tratamiento basadas en diferentes comparaciones justas entre tratamientos. Las afirmaciones que no se basan en las comparaciones no son fiables.

100% Seguro

Los tratamientos pueden se perjudiciales

Este Concepto Clave tiene como objetivo principal resaltar la importancia del conocimiento de la Seguridad y los Beneficios de los tratamientos.

La gente a menudo piensa en los beneficios de los tratamientos e ignora los posibles daños o efectos adversos. Sin embargo, pocos tratamientos efectivos son 100% seguros. Del mismo modo, las personas necesitadas o en casos de desesperación esperan que los tratamientos funcionen e ignoran los posibles daños potenciales. Como resultado, se puede perder tiempo y dinero en tratamientos que nunca han demostrado ser útiles, además pueden causar daños.

Por tanto, siempre debe de tener en cuenta que los tratamientos pueden tener efectos adversos. El objetivo de este concepto clave no es el de crear alarma, sino el de concienciar de la importancia de la Medicina Basada en la Evidencia y del uso de tratamientos que han demostrado previamente en estudios realizados de forma controlada y minimizando los sesgos que el tratamiento produce más beneficios que efectos adversos.

100% Efectivo

Los tratamientos que tienen exactamente el mismo efecto en todos los Pacientes son excepcionales.

El objetivo principal de este Concepto es resaltar la importancia del conocimiento de la Eficacia de los tratamientos.

La mayoría de las afirmaciones de que un tratamiento será 100% mejor para ti o que funciona para todo el mundo, finalmente resultan ser erróneas. Grandes efectos producidos por un tratamiento (donde todos o casi todos los pacientes tratados experimentan un beneficio o un daño) sus efectos son tan evidentes que no es necesario realizar ensayos clínicos para demostrar su efecto. Sin embargo, este tipo de tratamientos o intervenciones con efectos tan marcados son escasos.  La mayoría de tratamientos, producen efectos pequeños o moderados, y para establecerlos son necesarios los ensayos clínicos aleatorizados y su posterior comparación en revisiones sistemáticas llevadas a cabo minimizando los sesgos. Con este concepto clave se pretende mostrar la poca fiabilidad de afirmaciones como: “El fármaco que terminará con x enfermedad” o “Fármaco excepcional sin efectos adversos”.

Por tanto, probablemente las afirmaciones sobre los tratamientos que producen grandes beneficios sean incorrectas. Debería considerar que los tratamientos tengan efectos pequeños o moderados, en lugar de efectos extremos. Sin embargo, no debe confiar en afirmaciones de efectos pequeños o moderados de un tratamiento que no se basen en revisiones sistemáticas de comparaciones entre diferentes tratamientos.

100% Cierto

Incrementar la dosis de un tratamiento no necesariamente incrementa el beneficio del tratamiento, es más puede causar daños

Difícilmente podemos estar 100% seguros sobre los efectos de un tratamiento. Las comparaciones entre los tratamientos pueden proporcionar una base para confiar en la probabilidad de efectos beneficiosos y perjudiciales de los tratamientos. Sin embargo, es difícil estar 100% seguro sobre el tamaño de los efectos del tratamiento o saber exactamente qué ocurrirá si se utiliza un tratamiento. Esta incertidumbre en los efectos de los tratamientos, cobra especial importancia en los tratamientos destinados a prevenir algo que ocurrirá en el futuro. En este caso, los estudios con comparaciones a largo plazo, como cuando se quiere probar si realizar cambios en la dieta o practicar deporte ocasionarán mejoría en la salud en un futuro, requieren seguimientos a largo plazo en el tiempo que hacen complicado que los participantes del estudio sigan las instrucciones dadas durante tan largo período.

Estas dificultades dan lugar a que en muchas ocasiones las afirmaciones sobre ese tipo de intervenciones y tratamientos (las que se realizan con un objetivo a largo plazo) se basen a menudo en asociaciones y explicaciones, en vez de en comparaciones justas e imparciales de dichos tratamientos.

Por tanto, el objetivo de este concepto no es otro que el de ayudar a comprender la importancia de ser conscientes de que puede existir esta incertidumbre ante ciertos tratamientos, pero que es necesario tenerla en cuenta y así poder tomar las mejores decisiones.

Tratamiento necesario

La recuperación de algunas enfermedades no requiere tratamiento

Este Concepto Clave tiene como objetivo transmitir la importancia de que algunas enfermedades se resuelven por sí mismas sin necesidad de tratamiento, además en esos casos, la ausencia de tratamiento es en sí mismo el tratamiento.

Personas con patologías determinadas a menudo mejoran sin tratamiento. A veces un tratamiento no ayuda e incluso puede empeorar las cosas. Los tratamientos efectivos pueden prevenir problemas de salud y muerte prematura, además de mejorar la calidad de vida. Sin embargo, la naturaleza es una gran sanadora y las personas a menudo se recuperan de una enfermedad sin tratamiento. Asimismo, algunos problemas de salud pueden empeorar a pesar del tratamiento, o el tratamiento en realidad puede empeorar la situación. No usar un tratamiento no es lo mismo que “sin tratamiento”. Esperar a ver qué pasa “dejar que la naturaleza tome su supuesto”, con o sin tratamiento de síntomas como el dolor, es una opción de tratamiento.

Por tanto, considere siempre el curso habitual de un problema de salud cuando valore las opciones de tratamiento. Algunas veces el tratamiento no es necesario e incluso puede empeorar la enfermedad en determinados casos.

Siempre Funciona

Tratamientos que en teoría deberían funcionar, a menudo en la práctica no funcionan.

Es decir, en teoría, hay tratamientos que debieran funcionar para una determinada enfermedad o situación y de una determinada forma, sin embargo, no lo hacen al ser llevados a la práctica, e incluso, en ciertas ocasiones, pueden resultar perjudiciales

Una explicación de cómo o por qué un tratamiento podría funcionar no tiene porqué finalmente probar que realmente funciona, o que es seguro. E incluso si hay evidencia plausible de que un tratamiento funciona y es beneficioso, realmente no se puede predecir ni la seguridad de este tratamiento ni tampoco el tamaño del efecto que producirá.

Por ejemplo, la mayoría de los medicamentos para el corazón, en concreto el caso de los medicamentos llamados betabloqueantes tienen efectos beneficiosos en la reducción de la recurrencia de los ataques de corazón, sin embargo, uno de ellos en específico, causó graves complicaciones en los ojos y el abdomen de los pacientes tratados.

Por tanto, no asuma que las afirmaciones sobre los efectos de tratamientos basados ​​en una explicación de cómo podrían funcionar son correctos si los tratamientos no han sido evaluados en revisiones sistemáticas de comparaciones justas entre diferentes tratamientos.

Muchos datos

Más datos no necesariamente son mejores datos cualquiera que sea la fuente.

Tener una gran cantidad de datos, únicamente nos ayudará a obtener una mayor precisión estadística cuando estos son analizados en su conjunto.

Datos proporcionados por «big data» (datos de grandes bases de datos) o «datos del mundo real» (datos recopilados de forma rutinaria) pueden ser engañosos. Más datos simplemente nos aporta una estimación estadística más precisa de cualquier sesgo que pueda haber en una comparación de tratamientos que utiliza datos recopilados de forma rutinaria. Solo es posible controlar los factores de confusión conocidos y han sido medidos utilizando datos recopilados de forma rutinaria. Desafortunadamente, los datos recopilados de forma rutinaria a menudo no incluyen datos suficientes para concluir de forma fiable que cualquier asociación que se encuentre entre un tratamiento y un resultado significa que el tratamiento causó el resultado. Los datos recopilados de forma rutinaria se podrían definir como «datos del mundo real», sin embargo, los datos recopilados en comparaciones justas de tratamientos “no provienen del mundo real”, por tanto, los datos recopilados de forma rutinaria son de alguna manera más «reales». Bases de datos de los datos recopilados de forma rutinaria pueden incluir un espectro más amplio de personas que los datos recopilados en comparaciones justas de tratamientos que tienen criterios de elegibilidad estrechos. Sin embargo, la rutina rara vez se planifica la recopilación de datos para incluir la información que se necesita para garantizar una comparación justa.

Por tanto, no asuma que una asociación entre un tratamiento y un resultado que se encuentra utilizando “big data” o “datos del mundo real” significa que el tratamiento causó el resultado a menos que otras las razones asociadas hayan sido descartadas.

Un Estudio Muestra ...

Los resultados de comparaciones individuales de tratamientos pueden ser erróneos.

Este concepto pretende transmitir a la sociedad la importancia de las comparaciones de los tratamientos, ya que una única comparación entre tratamientos difícilmente proporciona evidencia concluyente. 

A partir de este concepto nos preguntamos: ¿Son todas las comparaciones justas y fiables? La respuesta a esta pregunta es NO. Las decisiones sobre un tratamiento requieren revisiones sistemáticas de comparaciones justas de tratamientos, es decir, comparaciones diseñadas con el objetivo de minimizar el riesgo de errores sistemáticos y aleatorios. Puede que nos encontremos ante resúmenes no sistemáticos que pueden ser engañosos. Por lo tanto, no todas las comparaciones de tratamientos se consideran comparaciones justas. 

Verifique la evidencia de las comparaciones de los tratamientos.  Un tratamiento debe ser comparado con algo más para poder entender que pasaría sin el tratamiento. Para que las comparaciones entre los tratamientos sean justas,  la única diferencia importante entre los grupos de comparación debe de ser los tratamientos que reciben. Comparaciones de tratamientos mal formuladas y revisiones no sistemáticas de comparaciones de tratamientos pueden ser engañosas. No obstante, la forma en que se describen los efectos del tratamiento también puede proporcionar información engañosa.